Naves Industriales

Sharing is caring!

Hace un par de días , me encontraba caminando por las calles cerca de unas naves industriales en Tlatelolco , una zona que me habían dicho que había mucho problema recientemente , algo que en verdad se dice de todos los lugares en la Ciudad de México y a lo que los capitalinos ya estamos acostumbrados.

La razón por la cual estaba caminando por esos andares se debe a que fui a una reunión de negocios por aquellas zonas a las que además me fui  en uno de los taxis modernos debido a que no sabia llegar. Sin embargo al terminar mis asuntos hable a un taxi con teléfono pero nunca llego ya que me cancelo varias veces por lo que tuve que ir a buscar un taxi convencional que pudiera llevarme de regreso a mis oficinas.

Eran aproximadamente a una de la tarde mientras caminaba solo y vestido de traje y corbata en los radios de Tlatelolco sin tener ni idea hacia donde me dirigía algo que nunca debí de haber hecho tomando en cuenta la naturaleza de la situación que por ahí se vive.

A su vez , había escuchado en algún momento , escandalosas historias sobre historias de terror que se encontraban en aquella zona de la ciudad , historias que había escuchado hace un par de años y que había olvidado , sin embargo  en aquel momento todas ellas llegaron a mi cabeza , aunque debo aceptar que no sentí temor alguno ya que era muy temprano en el día.

Las historias las había escuchado un señor que trapeaba en el edificio donde solía vivir con mi ex novia quien juraba no solo haberlas escuchado sino también el haberlas presenciado en carne viva , justo por aquellas zonas donde caminaba en ese entonces.

Aquel señor de limpieza hablaba sobre fantasmas que vivían en los basureros  y en las coladeras de aquella parte de la ciudad a quienes se les tenia que dejar algún objeto de valor sentimental dentro de algún cesto de basura  al pasar por esa zona , de lo contrario ellos buscarían un buen momento para aparecer en los momentos menos adecuados donde tomarían el control de la vida de los que por ahí pasaban.

Naturalmente yo nunca creí estas historias , o al menos no en el plano sobrenatural , de hecho atribuía esto a algún muy habilidoso comerciante quien había formulado dicha leyenda con el fin de obtener objetos para después vender en los múltiples mercados de los alrededores.

Al estar recordando estas conclusiones me di cuenta que me encontraba en una zona donde habían múltiples basureros. De pronto , al estar profundamente dentro de la zona , comience a escuchar pasos de tras de mi. Al voltear a ver quien estaba a mis espaldas no vi a absolutamente nadie lo que me causo una extraña mezcla de ansiedad y risa.

Los pasos me habrán seguido esporádicamente unos 15 minutos hasta que de pronto me estrelle con un basurero en cuya pared había un horroroso grafiti.

No diré lo que sucedió después.