Uso actual y trascendental de la ecocardiografía en la medicina clínica

Sharing is caring!

Para un diagnóstico médico, el especialista recurre a la auscultación, a los análisis clínicos y se apoya también de ciertas técnicas para lograr “ver” alguna parte del cuerpo.

Por ejemplo, como herramienta clínica en medicina cardiovascular.

En este ramo de la medicina existen pocas técnicas, si es que existen, que puedan rivalizar con el papel de los ultrasonidos, particularmente de la ecocardiografía.

Esta es una prueba diagnóstica no invasiva (o semiinvasiva en el caso de la ecocardiografía transesofágica) sin efectos secundarios adversos conocidos (incluida la falta de radiación) que permite una evaluación exhaustiva de la anatomía y fisiología cardíaca.

Entra a Olab

El apoyo de esta técnica puede proporcionar información sobre el diagnóstico de los pacientes con sospecha de enfermedad cardíaca, ayudar a gestionar el manejo y proporcionar información pronóstica importante.

A diferencia de otros métodos de imagen, la ecocardiografía es portátil y puede realizarse en prácticamente cualquier entorno clínico, incluida la clínica ambulatoria, un laboratorio de ecocardiografía para pacientes hospitalizados, la cabecera del paciente, el entorno de atención crítica, el servicio de urgencias y la sala de operaciones.

Este punto de flexibilidad es de alta valía para el cuerpo médico que a veces requiere de un rápido apoyo visual.

Dado que la enfermedad cardíaca es tan ubicua y la ecocardiografía desempeña un papel tan integral en su diagnóstico y manejo, la mayoría de los clínicos (no solo los cardiólogos) necesitan entender el papel de la ecocardiografía y sus fortalezas y debilidades, así como sus limitaciones.

La ecocardiografía puede desempeñar un papel importante en el diagnóstico y manejo de un amplio espectro de pacientes.

Dichos pacientes podrían incluir pacientes ambulatorios que acuden a un médico de atención primaria con nuevos hallazgos en el examen físico, como soplo o síntomas como disnea.

Debido a sus muchas ventajas y capacidades, la utilización de la ecocardiografía en medicina clínica en general y en la práctica cardiovascular en particular se ha disparado desde su descripción inicial hace casi 60 años.

La ecocardiografía se ha convertido, con mucho, en la prueba cardiovascular más frecuentemente solicitada y realizada después del electrocardiograma.

Sería bastante inusual que un paciente con enfermedad cardiovascular no haya tenido un ecocardiograma.

Resultado de imagen para ultrasonidos

Si bien la ecocardiografía tiene muchas ventajas, uno podría ser negligente si ignora sus limitaciones.

Los desafíos con la calidad de imagen y la adquisición debido a las características del paciente, el hábito corporal, así como la dificultad para ubicar adecuadamente a los pacientes pueden llevar a imágenes subóptimas.

La ecocardiografía es muy “dependiente del usuario”, no solo en la adquisición de imágenes, sino también en su interpretación.

La mejora de la calidad en la ecocardiografía se ha convertido así en un aspecto importante del campo.

Muchas organizaciones profesionales han formulado pautas para la capacitación en el desempeño e interpretación de ecocardiogramas.

Así como el abordar la necesidad de estandarización y mejora de la calidad de los laboratorios ecocardiográficos.

Los laboratorios de ecocardiografía acreditados deben contar con personal de ecografistas y médicos que cumplan con los estándares de capacitación.

FUENTES: Olab || YouTube || Wikipedia