Ha llegado tu bebé a casa… es hora de comenzara a aprender

Sharing is caring!

Es curioso y seguramente eres una de las mamás de última generación que, desde que supiste que esperabas un hijo, te pusiste a leer libros y cuantas revistas se te ponían enfrente.

Seguramente tomaste también un curso de psicoprofiláctico y si tienes pareja, seguramente ha sido un padre comprometido también.

Y muy probablemente unos días antes ya tenías absolutamente todo listo para recibir a tu bebé en casa… su habitación cómodamente amueblada y dispuesta, su primer set de primeros auxilios, el de limpieza y baño, su ropa de vestir, de cama… todo lo que los libros te enseñaron.

Aprendiste durante el proceso a identificar las cosas que le podrían ayudar a tu bebé como el usar ropa de algodón, utilizar productos hipoalergenicos para bebés (desde la pomada para rozaduras hasta su shampoo)… en fin.

Resultado de imagen para pañal de bebe

Hasta el día que entras al hospital… te sientes una madre responsable y educada para recibir a tu bebé.

Lo increíble viene una vez que tienes en tus brazos a tu hijo, con él en tus brazos que apenas comenzarás a aprender a ser madre… es realmente un proceso mágico, desafiante, abrumador pero emocionante a la vez.

Todo esto te lo comparto por que en mayor o menor medida lo viví.

Me preparé junto a mi esposo y cuando me llevaron a mi bebé después de que lo bañaran en el hospital… todo sufre un cambio en el ambiente.

Y mi primer gran sorpresa fue cuando la enfermera me dijo que era hora de cambiarle el pañal… que si lo quería hacer yo o ella me auxiliaba.

Resultado de imagen para pañal de bebe

Entre lo extenuada y mi cara de sorpresa… muy linda la enfermera me auxilió. En ese momento me dí cuenta de la gran diferencia entre la teoría y la práctica.

Por eso hago énfasis de que, hasta que tienes a tu hijo entre tus brazos comienzas a aprender a ser madre.

Ayuda todo lo que leíste… solo que al querer aplicarlo hay una importante variable: tu bebé.

Tu propio hijo te irá dando las pautas, te guiará y poco a poco se logrará entablar una simbiosis muy particular porque podrás “descifrar” a tu pequeño.

En fin, es todo un proceso de re-aprendizaje porque verás que algo de la teoría no se aplica a tu bebé o sencillamente no logras embonarlo.

Resultado de imagen para papás con bebe

No hay nada de malo en eso… cada pareja de madre/hijo es un mundo y para variar, esto será diferente a tu segundo bebé.

Tendrás más práctica… sí, tendrás más confianza… sí, pero no significa que lo tratarás igual que a tu primer hijo, sencillamente porque son diferentes.

Así que ve de a poco aplicando lo que aprendiste, no te desesperes y date oportunidades.

Queremos ser las madres perfectas… no lo somos ni lo seremos, hacemos lo mejor que podemos con todo el amor de madre que tenemos… así que no te forces ni te angusties.

Solo disfruta de tu pequeño y aprende a ser madre junto con él.

Verás que conforme pasa el tiempo, notarás sus avances y todo será gracias a tu dedicación por lo que cada hito es un logro, y puedes estar orgullosa de haber ayudado a tu hijo a llegar allí.

Al mismo tiempo, te darás cuenta que cada hito también significa que tu hijo es más independiente y que te necesita un poco menos conforme avanza.

Es el agridulce de ser un madre pero créeme… lo vale.

Fuentes: Bbmundo || Wikipedia || SoyTowi