El ultrasonido transvaginal

Sharing is caring!

Cuando se requiere realizar un ultrasonido obstétrico, a veces se debe determinar cuál método es le mejor.

Por ejemplo la ecografía vaginal se usa para un embarazo muy temprano y, a veces, para mujeres más pesadas con más grasa abdominal.

Este tipo se realiza por vía transvaginal, utilizando una varita que es el transductor la cual se cubre con un condón, se lubrica y se coloca dentro de la vagina.

Dependiendo la situación, es posible que solicites que una persona del género femenino se encuentre en la sala, al igual que tu pareja.

Cuando la varita se encuentra en la vagina se mueve alrededor de ésta para permitir ver el útero y el abdomen según sea necesario.

Ocasionalmente, se debe presionarse firmemente a ambos lados del cuello uterino para poder ver con más claridad los ovarios, lo que puede ser un poco incómodo para algunas mujeres.

Resultado de imagen para ultrasonido obstétrico

En general la incomodidad generalmente es tolerable.

En términos generales, el ultrasonido transvaginal se usa en el primer trimestre, ya que el útero aún no ha crecido lo suficiente como para salir de la cavidad pélvica.

Es muy útil para obtener una imagen más clara para determinar si hay un embarazo ectópico, si el feto es viable, si hay múltiples fetos, etc.

Es especialmente útil en mujeres de gran peso y tal vez en mujeres con un útero retrógrado.

Debido a que el transductor está justo al lado del cuello uterino y, por lo tanto, justo al lado del bebé, las ondas de ultrasonido no tienen que atravesar el abdomen antes de llegar al bebé, y la imagen a menudo es más clara que con una ecografía abdominal en este punto.

Sin embargo, también significa que el transductor está mucho más cerca del bebé que con una ecografía abdominal, y los críticos se preocupan por la seguridad de esto.

Aunque el ultrasonido obstétrico abdominal definitivamente funcionan en mujeres pesadas más adelante en el embarazo, a veces no son muy efectivos al principio del embarazo.

Por lo tanto, los ultrasonidos transvaginales son especialmente comunes en mujeres de gran tamaño al inicio del embarazo.

Sin embargo, tampoco es inusual que las mujeres de todos los tamaños (no solo las mujeres pesadas) tengan dificultades para obtener una ecografía abdominal clara al comienzo del embarazo.

Cuando los ultrasonidos se realizan al principio del embarazo, generalmente se realizan por vía transvaginal.

Es solo un poco más tarde que hay una diferencia en el método de ultrasonido debido al tamaño y esto no dura mucho tiempo.

En algún momento alrededor del final del primer trimestre, a la mayoría de las mujeres de tamaño promedio se les puede realizar un ultrasonido obstétrico abdominal, pero en algunas mujeres más grandes, es posible que todavía se deba usar una ecografía transvaginal durante unas pocas semanas para obtener una evaluación más efectiva de la imagen.

Sin embargo, cada mujer es diferente y cada caso será a su vez diferente y debe decidirse en ese momento, pero hay que tener en cuenta que los ultrasonidos transvaginales pueden tener que usarse un poco más en mujeres más grandes.